Música y Oración

Creado por Monseñor Héctor Aguer durante su ministerio como Obispo Auxiliar de Buenos Aires, la primera sesión tuvo lugar el 8 de diciembre de 1993 en la Basílica del Espíritu Santo, Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe. Sobre el objetivo del Ciclo, su creador explicó en 1999 que con “‘Música y Oración’ […] nos proponemos, precisamente, devolver al templo y a la celebración litúrgica aquellas obras maestras de todos los tiempos compuestas para ese fin. No se trata de una serie de conciertos; deseamos situar la ejecución de las obras en un clima contemplativo, de oración. La belleza sensible que brota de ellas y que se hace disponible para todos, nos encamina a la percepción de la suma Belleza, que es Dios”. “Con este propósito, cada sesión se inicia con una breve conferencia o meditación referida al espíritu de las obras que van a escucharse, el sentido de los textos [que los asistentes tienen disponible en los programas de mano, en el idioma original y en su traducción al castellano], la intencionalidad religiosa del autor.” (Mons. Héctor Aguer, Once años de Música y Oración, La Plata, 2004). Cuando Monseñor Aguer fue nombrado Arzobispo Coadjutor y luego Arzobispo de la Arquidiócesis de la Plata (1998 y 2000 respectivamente), el Ciclo continuó en esta ciudad. Durante el año 2006, la Fundación Catedral fue invitada por Monseñor Aguer para que, junto con el Arzobispado platense, co-organizara el Ciclo “Música y Oración”.